Preocupa uso excesivo de fuerza policial contra protestas feministas en México

290
0

EFE.- México vive una era en la que el feminismo creciente y las manifestaciones en contra de la violencia de género chocan frontalmente con los estereotipos y la violencia policial contra las mujeres, según un informe presentado este miércoles por Amnistía Internacional(AI).

“Desde Amnistía consideramos que el enojo de las mujeres debe ser escuchado y respetado para ser visto como un elemento de cambio social. Tiene que ser visto como una demanda colectiva”, explicó a EFE la directora ejecutiva de Amnistía Internacional México, Tania Reneaum.

El informe “México: La era de las mujeres. Estigma y violencia contra mujeres que protestan” es una investigación completa que tiene por objetivo analizar el estigma que pesa sobre las mujeres que se manifiestan en nuestro país, donde asesinan a 10 de ellas al día.

El trabajo expone la forma en que ciertas autoridades mexicanas reprimieron a las mujeres cuando protestaban pacíficamente en contra de la violencia de género en 2020, un año que registró cerca de mil feminicidios.

Falta de respuesta del Estado ante reclamos de violencia

Para realizar el estudio, Amnistía Internacional se centró en cinco protestas sucedidas el 2020 en México como la toma de una de las sedes de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) de la Ciudad de México, ocurrida el 4 de septiembre; una protesta en León, Guanajuato, el 22 de agosto, así como la marcha reprimida a balazos en Benito Juárez, Quintana Roo, el 9 de noviembre.

“Vimos cosas comunes en todas las manifestaciones. Vimos un modelo donde las mujeressalen y expresan su hartazgo ante la impunidad y la falta de respuesta por parte del Estadoante las violencias que sufrimos las mujeres de este país”, explicó Reneaum.

De acuerdo con sus investigaciones, en estas manifestaciones también vieron el componente común de la vulneración de derechos de las mujeres presentes, como el derecho a la integridad personal o a la libertad de reunión pacífica.

Para la realización del informe hubo dos fuentes de verificación de los hechos: la primera fue el despliegue de Amnistía Internacional en el terreno “de manera casi inmediata a los hechos” y la segunda fue la recolección de testimonios de víctimas directas.

Amenazas de policías

“Todo esto fue la evidencia para constatar que en las manifestaciones se violaron derechos humanos y pudimos constatar prácticas policiales que se caracterizan por amenazas a las mujeres“, contó la experta.

Y explicó que, según los testimonios recabados, los policías las coaccionaban “con violarlas, desaparecerlas o sobre desnudez forzada, y en algunos casos hasta con violencia sexual“.

Asimismo, también recogieron y comprobaron situaciones de uso excesivo de la fuerza que se manifestó en golpes, detenciones arbitrarias y el uso de un lenguaje “profundamente soez”.

Desde la organización ven “con mucha preocupación” que los policías no sepan actuar ante manifestaciones sociales porque existe un fenómeno de toma de las calles por parte de las mujeres que “rebasa” el entendimiento de quienes forman parte de cuerpos policiales.

Por esto, se ha ido generando, consideró Reneaum, una estigmatización de las mujeres como “violentas” que deslegitima su lucha y potencia el discurso de que “esas no son las formas” cuando, por ejemplo, se daña el mobiliario urbano.

El informe, en este aspecto, refleja estas “interseccionalidades” existentes entre las nuevas formas de protesta y la actuación policial.

Las nuevas manifestaciones

A través de historias personales, el informe revela que el Estado no sabe responder a las “nuevas manifestaciones” y que esta respuesta suele ser “sistemáticamente violenta”.

Amnistía Internacional presentó el documento a representantes de cada estado mexicano y muchos -como la Ciudad de México, Guanajuato o Quintana Roo- aceptaron que hay cosas que cambiar, aunque persiste la creencia “de que todo está en el cambio de protocolos”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí