Protestan contra el golpe de Estado en Birmania, médicos y estudiantes salen a las calles

290
0

AP.- Cientos de estudiantes y profesores salieron a las calles de Birmania el viernes para exigir que los militares devolvieran el poder a los políticos electos, mientras la resistencia a un golpe aumentó con manifestaciones en varias partes del país, incluso en la capital, fuertemente controlada.

En las protestas más grandes desde la toma de posesión, manifestantes en dos universidades de Yangon lanzaron un saludo de tres dedos, un signo de resistencia tomado de las películas Los juegos del hambre, que adoptaron de los manifestantes antigubernamentales en la vecina Tailandia. Ellos corearon “Viva la Madre Suu”, una referencia a la líder derrocada Aung San Suu Kyi, quien ha sido detenida, y “No queremos una dictadura militar”.

“Nunca estaremos con ellos”, dijo el profesor Dr. Nwe Thazin sobre los militares en una protesta en la Universidad de Educación de Yangon. “Queremos que ese tipo de gobierno colapse lo antes posible”.

La resistencia ha ido ganando fuerza desde que el ejército declaró el lunes que tomaría el poder durante un año, un revés impactante para el país del sudeste asiático que había estado haciendo un progreso significativo, aunque desigual, hacia la democracia después de décadas de gobierno militar. 

La oposición comenzó con personas golpeando ollas y sartenes afuera de sus ventanas en Yangon, la ciudad más grande del país, al amparo de la oscuridad cada noche para evitar ser atacados. Pero ahora la gente está comenzando a salir a las calles, incluidos estudiantes y trabajadores médicos, algunos de los cuales se niegan a trabajar.

Los estudiantes han sido fundamentales en los movimientos de protesta anteriores contra la dictadura militar.

El ejército ha intentado sofocar a la oposición con detenciones selectivas y bloqueando Facebook para evitar que los usuarios organicen manifestaciones. Facebook es la herramienta principal para acceder a información en Internet para la mayoría de las personas en Birmania, donde los medios tradicionales están controlados por el estado o autocensurados debido a las amenazas de acciones legales por parte del estado.

El último político detenido es Win Htein, un miembro de alto rango del depuesto partido Liga Nacional para la Democracia de Suu Kyi.

A pesar de ese rechazo, unas 200 personas se unieron a la protesta el viernes en la Universidad de Educación de Yangon, y un número similar marchó en la Universidad de Dagon de la ciudad. Muchos de ellos portaban papeles impresos con imágenes de cintas rojas, el símbolo de la campaña de desobediencia civil que el partido de Suu Kyi pidió.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí